Hormigón arquitectónico betoShell® – El hormigón con refuerzo textil revoluciona la construcción de fachadas

Desde hace más de 30 años, uno de los aspectos centrales del desarrollo de nuevos productos en HERING ha girado en torno a los procesos de fabricación sostenibles y a los productos que representan una inversión en la conservación del medio ambiente para el futuro. Ya en los años noventa nos habíamos planteado la cuestión de cómo podíamos fabricar en HERING fachadas de hormigón duraderas de forma respetuosa con el medio ambiente y ofrecerlas a nuestros clientes de forma económica, incluso si ellos se encontraban muy lejos de nosotros.

En este contexto, se ha desarrollado un concepto de materiales que combina los aspectos sostenibles y económicos con las exigencias estéticas: las fachadas de hormigón arquitectónico betoShell® están constituidas por un material compuesto aglomerado con cemento y reforzado con fibra de vidrio o plástico con fibras de carbono, inmune a la corrosión, que ofrece grandes ventajas como su peso ligero, el escaso grosor de los paneles y el proceso de fabricación especialmente respetuoso con el medio ambiente.  

En comparación directa, el hormigón con refuerzo textil betoShell® puede utilizarse de forma mucho más económica que el hormigón armado: no es necesaria la cubierta de hormigón habitual de 30 a 50 mm de grosor, ¡por lo que se pueden fabricar elementos de tan solo 20 a 40 mm de grosor!

Versátil hormigón con refuerzo textil

Décadas de experiencia y un desarrollo continuo han generado una familia de productos betoShell® que tienen en común las características de calidad mecánica y versatilidad de diseño del hormigón. Sin embargo, cada «miembro de la familia» tiene puntos fuertes especiales, que describimos en las siguientes páginas.

Descargar el Balance ecológico de betoshell (pdf, aprox. 180 kb).