Superficies de hormigón granalladas

Al granallar la superficie de hormigón se quita la capa superior de mortero fino en el prefabricado fraguado. De este modo, quedan expuestos los áridos coloridos, y la granulación empleada define el color. A través de este proceso, la granulación se rompe parcialmente lo que genera una apariencia más clara en la superficie.

En el caso de proyecciones finas de granalla, solo las puntas de la granulación quedan al descubierto. Así se logra una armoniosa impresión de conjunto entre el aglutinante de cemento pigmentado y las granulaciones a juego con el aglutinante. El resultado es un aspecto visual especialmente refinado.

Si se pretende alcanzar un aspecto general uniforme también con grandes piezas prefabricadas, se debe proceder con particular cuidado al granallar las superficies. Esta es precisamente una tarea en la que despliegan su maestría los especialistas en hormigón de HERING.

 

Foto:
Fachada arquitectónicamente extraordinaria de elementos prefabricados de hormigón blancos.
Proyecto: Los grandes almacenes Tyrol, Innsbruck, AUSTRIA.
Foto: BetonBild. Arquitecto: David Chipperfield Architects, Berlín, ALEMANIA