Hormigón armado

La construcción con hormigón armado tiene 150 años de historia y fue una alternativa al acero rentable e interesante tanto técnica como estéticamente, especialmente en la construcción de edificios altos.

Las soluciones de fachadas de hormigón arquitectónico de Hering se producen en la propia planta de prefabricados de hormigón con un trabajo realmente manual y ponen de manifiesto la experiencia decana. Entre las ventajas de las piezas prefabricadas de hormigón se encuentran la elevada garantía de calidad en el lugar de producción, la gran diversidad de configuraciones de la superficie al más alto nivel, así como la reducción de los tiempos de construcción en la obra condicionados por las inclemencias climatológicas.

 

 

Toggle navigation